martes, 5 de enero de 2016

Heridas abiertas de Gillian Flynn




Edición: Roja y Negra
Páginas: 312
ISBN: 9788439728115
Precio: 9,95€

Fragmento del libro:


<<Llevaba un suéter nuevo, de color rojo ardiente, espantoso. Era 12 de mayo, pero la temperatura había bajado hasta los cinco o seis grados, y después de pasarme cuatro días tiritando en mangas de camisa, decidí comprarme algo de abrigo en una tienda de segunda mano en lugar de hurgar entre las cajas de ropa de invierno. Primavera en Chicago>>.




Camille Preaker regresa a Wind Gap, después de 11 años de su marcha. Pero su vuelta está relacionada con un caso de homicidio acontecido allí y tendrá que cubrir para el periódico en el que trabaja Chicago Daily Post. Se enfrentará a los recuerdos de su pasado y a aquello que la hizo huir. Su madre, una mujer fría y manipuladora perturbará su estancia unido al de su hermanastra. Camille llevará por su cuenta la investigación de los asesinatos que la conducirá a descubrir los secretos que tanto amenazan a ese pueblo. 

De la autora de novelas como Perdida, con Heridas abiertas nos traen un nuevo thriller psicológico cargado de misterio e intriga.

OPINIÓN
La mujer se convierte una vez más en la protagonista de las novelas de Gillian Flynn. El suspense y la trama te consiguen atrapar desde el principio. La falta de amor maternal desencadenará unas terribles consecuencias que afectarán a Camille y a su hermanastra. La frialdad y falsedad con la que trata la madre a su hija ya da unos indicios del papel que jugará a lo largo de la novela. 

El alcohol es un elemento potenciador de los personajes. La protagonista se refugia en el como un consuelo para intentar olvidar. Olvidar esas heridas que están aún abiertas y que el hecho de tener que retornar a su pueblo natal hace el dolor que siente es más intenso. Lo que comienza pareciendo una novela de investigación por parte de Camille termina enfocandose en la forma de pensar de ella, puesto que le da muchas vueltas a su pasado y a las cicatrices que se hizo en el cuerpo. Pero no son cicatrices cualquiera, son palabras que ella misma se escribió y que representan sentimientos y cosas que ha vivido en determinados momentos. La mente perturbadora de ella es algo que frustra en ciertos momentos pero que la escritora lo hace de la manera más idónea posible. 

He leído algunos comentarios que decían que el final era predecible, en mi caso para nada. Es verdad que he sospechado que era la madre la asesina pero en ningún momento se me pasó por la cabeza que sería también la hermana pequeña. Y mira que cuando leí La Chica del Tren sabía que tenía que desconfiar de los personajes, porque hay que hacerlo puesto que una vez que tienes una idea de quién puede ser el asesino todo se desmorona al final y resulta no ser la persona que pensabas. Con heridas abiertas ya hay un principio en que piensas que la madre está chalada y que algo huele detrás de ella. 

A mí sinceramente me ha gustado bastante, se lee muy rápido. Yo me compré la edición de debolsillo que es barata y está muy bien. 


Nota: 8/10